• Pregunta: Cómo es capaz nuestro cerebro de reproducir las canciones en nuestra mente?

    Preguntado por PauRR a Pat, María, Lucía, Javier, Daniel, Chisco on 22 Abr 2018.
    • Foto: Patricia Sánchez Pérez

      Patricia Sánchez Pérez contestada el 22 Abr 2018:


      La verdad, que no tengo mucha idea, pero supongo que igual que es capaz de reproducir imágenes o pensamientos. Todo es gracias a las neuronas y su química, que permite la comunicación a través de un circuito de todo el cuerpo.
      Supongo que Daniel, sabe más de esto y seguro que te da una repuesta completa y curiosa seguro que también.

      Yo he encontrado esta noticia de por qué se nos “pegan” las canciones, que me ha parecido curiosa e interesante para compartir. 🎼🎶
      http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/02/25/neurociencia/1361820466.html

    • Foto: Lucía Álvarez Garrido

      Lucía Álvarez Garrido contestada el 22 Abr 2018:


      Pues Pau es una gran pregunta!! La verdad que el cerebro es increíble y hace cosas que aún no podemos explicar… yo no tengo mucha idea de cómo podemos llegar a tararear o reproducir canciones en nuestra mente, supongo que a través de la memoria podemos recurrir a ellas al igual que cuando pensamos la lista de la compra en la cabeza.
      Pero la verdad no sé que mecanismos permiten que seamos capaces de esta genialidad 🙂 Supongo que las neuronas a través de sus conexiones activan algún tipo de relación entre el sentido del oído y la memoria. A ver si mis compañeros pueden darte mejores respuestas! Gracias por la pregunta;)

    • Foto: María Bernechea

      María Bernechea contestada el 23 Abr 2018:


      Buena pregunta. Estoy deseando leer las respuestas porque yo no tengo ni idea.

    • Foto: Daniel Orts Gonzálvez

      Daniel Orts Gonzálvez contestada el 23 Abr 2018:


      Una cuestión muy interesante.
      Verás, las percepciones sensoriales (como los sonidos o las imágenes) normalmente nos llegan desde fuera, y se recogen con nuestros sentidos. El oído por ejemplo tiene unas células muy finas, más pequeñas que un pelo, que recogen las vibraciones del airea que entra por nuestras orejas. Allí hace vibrar diferentes zonas según sus frecuencias, descomponiendo los graves (con menos frecuencia, moviendo las células más “gordas”) de los agudos (las células más “finas”), y todo el rango medio. Así se consigue percibir ese sonido, pero hay que enviarlo al cerebro para que lo procese, para que se entienda.

      En el cerebro tenemos una zona dedicada exclusivamente a interpretar los sonidos que nos llegan y darles un sentido. El oído simplemente se encarga de captar los sonidos y llevarlos allí, sea una sirena de policía, la voz de nuestra madre o las cuerdas de una guitarra. El cerebro entonces lo reconoce y lo “etiqueta”. Si has escuchado antes ese sonido, en seguida sabes de qué se trata, pero si es nuevo y nunca lo has escuchado, tienes que prestarle atención y preguntar qué es.

      El cerebro entonces tiene una biblioteca almacenada de estímulos sonoros, cada uno etiquetado para poder reconocerlos cuando el oído le trae esa información. Pero al tenerlos almacenados, también puede acceder a ellos para consultarlos.

      Ahora mismo. ¿a que eres capaz de hacer sonar en tu cabeza la voz de tu madre? Sin escucharla. Puedes cerrar los ojos e imaginar que te habla. No podrás evocar su voz y sus palabras con la misma claridad que si te hablara en la realidad, teniéndola delante, pero podrías diferenciar ese “archivo de voz” de otro sonido diferente, como el teclear de un ordenador.

      Y sin embargo, ¿podrías pensar en el sonido que hace un tambor hang?
      Seguro que no, ¡apuesto a que ni siquiera saber qué es un tambor hang!

      Es un instrumento con un sonido muy peculiar que quizá no habías escuchado nunca. Pero basta con escucharlo un rato para poder evocarlo. Ya lo tienes metido en tu cabeza para reconocerlo y pensar en él.
      El cerebro almacena también imágenes de la misma forma. Necesita tener un registro de la realidad, para poder pensar en objetos aunque no pueda verlos. La parte del cerebro que recibe y procesa los sonidos también sirve para registrarlos y poder acceder a ellos luego. En el caso de las canciones, al ser sonidos más agradables, son más fáciles de recordar, y nos resulta placentero darle al play en nuestra cabeza y revivir ese recuerdo.
      ¡Pero no podrás reproducir canciones que nunca has escuchado, claro!

      Esta de hecho es una de las razones por las que algunos enfermos mentales escuchan voces en su cabeza. No es que las oigan del exterior (es decir, que le lleguen a través del oído), sino que la parte de su cerebro encargada de los sonidos funciona mal y genera voces por su cuenta. Voces siempre de personas que han escuchado antes, aunque no puedan recordarlas.

Comentarios