• Pregunta: ¿Cómo se recuperan los recuerdos? ¿Y dónde van cuando los olvidas?

    Preguntado por PAULA a Daniel, Chisco, Javier, Lucía, María, Pat el 25 Abr 2018. Esta pregunta también fue realizada por juditraes, nicolelopas, 879scca39.
    • Foto: Daniel Orts Gonzálvez

      Daniel Orts Gonzálvez contestada el 25 Abr 2018:


      ¡Buena pregunta! Básicamente, hay dos funciones diferenciadas en el cerebro respecto a los recuerdos. Una es la capacidad de formarlos, es decir, de aprender una nueva información y “almacenarla”. Y otra es el propio almacén de esos recuerdos.

      Hay que tener en cuenta que el número de neuronas con el que nacemos es suficiente para toda nuestra vida. Aunque suele haber una generación de neuronas durante la vida de las personas, aún no tenemos claro cómo funciona, así que lo importante es que los cerebros de los recién nacidos tienen más neuronas que cualquier otro adulto.
      Pero esas neuronas no están conectadas entre sí ni ordenadas apenas. Por eso los bebés no saben nada.

      Los recuerdos no son materiales, sino que se fundamentan en el orden de las neuronas. Cuando tú aprendes algo, estás ordenando y conectando las neuronas específicas de una región concreta de tu cerebro. A medida que aprendemos, reconocemos patrones y nos enseñan a hablar, andar, razonar… lo que estamos haciendo es ir formando enlaces concretos entre neuronas. Y cuantas más veces realizamos ese enlace, con más fuerza se potencia.
      Piensa en un párrafo de una novela que lees una vez. Si después de unos minutos te pido que me lo recites textualmente, será muy difícil que puedas recordarlo bien.
      Pero si te hago repetirlo una y otra y otra vez (es decir, enseño a tus neuronas a conectarse para que las palabras tengan un sentido y reflejen el orden de las palabras, la que va después de la otra, formando las frases y las oraciones), seguro que puedes recordarlo mejor pasado un tiempo.

      Sin embargo, si años después nos encontramos y te pido que recites ese mismo párrafo, probablemente ya se te haya olvidado, porque no has “ejercitado” esas conexiones y se han perdido. Los recuerdos son como un músculo de información; cuanto más se ejercita y se usa, más fuerte se vuelve.

      Pero también hay recuerdos de hace años que aunque no hayamos utilizado seguimos pudiendo evocar casi sin esfuerzo (yo por ejemplo me sé de memoria el Padrenuestro, ¡y mira que hace más de 10 años que no lo digo!)
      La memoria utiliza la emoción para consolidar mejor los recuerdos. ¿Sabes eso de que “si la lección es divertida, nunca se olvida? Pues muy parecido. Puedes aprender una información neutra si la repites muchas veces, pero no es nada estimulante.
      En cambio si pruebas a leer las palabras de una carta de amor que te envían, o lo que te dijo un gran amigo o un familiar querido en un momento muy importante de tu vida, esa emoción hará mucho más fácil que el recuerdo permanezca.

      ¡Incluso si no es un sentimiento positivo! Puede que recuerdes un día en que lo pasaste muy mal porque toda la información asociada a esa emoción también infiltró fácilmente en tu memoria

      Olvidar es simplemente que las conexiones se pierdan, aunque hay diferentes grados de olvido. No es “o lo recuerdas, o lo olvidas”, sino que el “enlace” entre neuronas puede ser débil pero alguien te lo recuerda y puedes volver a crearlo, como cuando te dicen el principio de un párrafo y tú puedes seguir recitando hasta el final. Te faltaba la parte inicial, pero el resto la tenías ^^

    • Foto: María Bernechea

      María Bernechea contestada el 25 Abr 2018:


      No sé por qué me aparece a mí esta pregunta. Creo que no podría aportar nada mejor que lo que ha dicho Daniel.
      A mí, mis conexiones neuronales me han hecho recordar dos poemas, que por lo visto no se habían ido a ningún sitio, tan solo necesitaban esta pregunta para volver a la superficie.
      Uno de Luis Cernuda que se titula “Donde habite el olvido” (https://www.poemas-del-alma.com/donde-habite-el-olvido.htm), que (creo) sacó el título de otro poema de Becquer, la rima LXVI (http://www.poesi.as/gabrim66.htm).
      “… donde habite el olvido / allí estará mi tumba”

Comentarios